Antecedentes TLMJH

Resumen.

Tutela Legal Dra. María Julia Hernández fue creada el 10 de octubre de 2013 por el equipo histórico de la extinta Tutela Legal del Arzobispado de San Salvador (El Salvador), esta última disuelta arbitrariamente el 30 de septiembre de 2013, por el arzobispo metropolitano a través de decreto eclesial en el que se expresa que dicha oficina “ya no tenía razón de ser”.


Ante dicha disolución todos los procesos administrativos, judiciales y restaurativos de víctimas y familiares de víctimas, en casos de violaciones de derechos humanos, así como procesos formativos en derechos humanos, promoción de una cultura de paz y prevención de la violencia a diferentes sectores de la sociedad salvadoreña, quedaron sin el acompañamiento correspondiente, no obstante la labor del equipo con las víctimas se mantuvo aún en condiciones mínimas por las dificultades provocadas ante el cierre.


Esta situación preocupó a las víctimas, beneficiarios, cooperantes así como diversos sectores sociales nacionales e internacionales; quienes apoyaron y demandaron el surgimiento de la Asociación de Derechos Humanos Tutela Legal “Dra. María Julia Hernández”, la cual a partir de sus estatutos nace con el mismo espíritu de servicio y trabajo inspirado por Monseñor Romero, espíritu inculcado por la Dra. María Julia Hernández.


Es así como el equipo de Tutela Legal atendiendo el clamor de las víctimas, beneficiarios, cooperantes y diversos sectores sociales nacionales e internacionales se procedió a conformar una asociación de derechos humanos apolítica, no lucrativa, de inspiración y principios cristianos que promueve y defiende derechos fundamentales de seres humanos especialmente a los sectores más vulnerables y/o desprotegidos con los valores de: Justicia, Verdad, Cientificidad, Respeto, Profesionalismo, Tolerancia, Equidad, Imparcialidad, Solidaridad y Objetividad. Culminando dicho esfuerzo con la aprobación de la personería jurídica el día 5 de diciembre de 2013 y su posterior publicación en el Diario Oficial el día 17 del mismo.


El trabajo es gratuito, se desarrolla en base a una metodología participativa e inclusiva, teniendo como centro a la persona humana sin distinciones de edad, género, raza, religión, condición económica u otros, se prioriza el trabajo en defensa y promoción de los derechos de niñas-niños, jóvenes, mujeres, migrantes y defensoras- defensores de derechos humanos.